La sociedad literaria del pastel de piel de patata de Guernsey

Siempre me han gustado las novelas en formato epistolar, les tengo especial cariño desde que leí Contra el viento del norte (aunque en esa novela son emails)  y es un formato que se lee rápido y se hace ameno.
Esta novela nos sitúa en un Londres devastado por las bombas y que empieza a recuperarse de las devastadoras consecuencias de la Segunda Guerra Mundial. Nuestra protagonista es Juliet Ashton, una escritora en busca de inspiración que recibe una carta de un desconocido que ha adquirido un libro que había pertenecido anteriormente a Juliet.

A través de esas cartas Juliet conocerá la existencia de un peculiar club de lectura: La sociedad literaria del Pastel de Piel de Patata de Guernsey.
Juliet se siente conectada de inmediato con los miembros de este curioso club de lectura y empieza a intercambiar cartas con ellos. A lo largo de la novela conoceremos la historia de cada uno de sus miembros, así como la de la propia Juliet y sus amigos.

Me encanta la llamada metaliteratura: libros que hablan de libros. Soy bibliófila desde bien pequeña y ver el amor de otros hacia los libros y la propia literatura siempre me saca una sonrisa. Ese amor por los libros es algo que todos los personajes de este libro demuestran.

“Eso es lo que me encanta de la lectura: uno encuentra en un libro un detalle que le despierta interés, y ese detalle lo lleva a otro libro, y allí encuentra otro detalle que lo lleva a un tercer libro. Es una progresión geométrica: sin un final a la vista y sin otro motivo que no sea el simple goce.”

Encontramos referencias a clásicos de la literatura como obras de Jane Austen o las hermanas Brontë. Pero también a cuentos clásicos.

Pero en esta novela no sólo se habla de libros, también conocemos a gente que es demasiado moderna para esos tiempos. Recordemos que se sitúa justo después de la Segunda Guerra Mundial, por lo que la sociedad aún no aceptaba a los homosexuales, una mujer tenía que casarse cuanto antes y tener hijos, etc. Hay varios personajes que no encajan en estas normas.

“Sophie, te lo juro, creo que hay algo en mí que no funciona. Todos los hombres que conozco me resultan insoportables. A lo mejor debería bajar un poco el listón, no tanto como para quedarme con ese médico gris que hace ruido con la lengua, pero un poco sí.”

Lo magnífico de esta novela es que, a pesar de hablar de temas muy tristes en algunos momentos, la autora siempre es capaz de volver a ese humor que caracteriza a la protagonista.

“Es mujer es una verdadera plaga. ¿Por casualidad sabe usted a qué se debe? Yo me inclino a pensar que en el momento de su bautizo estuvo presente un hada malvada.”

Aún no he tenido la oportunidad de ver la adaptación cinematográfica, pero  he de decir que la novela ha sido una auténtica delicia y me ha animado unos cuantos días. ¿Tú has visto la película?

Etiquetas: