La fuerza de los elementos es la bilogía romántica del año

Lo lógico sería que empezase esta reseña hablando de Solo Nosotros, pero le voy a dejar ese honor a Ren de Momoko, ya que fue ella la que me convenció para leer esta bilogía.

Simplemente os diré que ella tiene razón y que esta bilogía es lo mejor que he leído de romántica en lo que llevamos de año. Id a leer su análisis y luego volvéis.

En primer lugar, he de decir, que la segunda parte es aún mejor que la primera. En Solo Nosotros conocíamos a una Vega hundida, deprimida y muy perdida. Tras perder su relación con John se queda aún más perdida, pero esta soledad la ayudará a aclararse y ver quién es.
En Siempre Nosotros seremos testigos de cómo nuestra protagonista se encuentra a sí misma y a su vocación. Todo esto la hará más fuerte, y no hay nada que me guste más que una mujer fuerte.

“No me encuentro en una encrucijada, no albergo dudas. Ya no. Solo la sensación de que quedan muchas más cosas por decir, por resolver. Toda la información que he ido recibiendo, todas esas piezas del puzle que han ido encajando duelen pero alivian. La verdad, a veces, es fea de cojones, pero siempre es mejor que la mentira, que la ignorancia. Y ahora me siento en paz con esa con esa parte.”

La ONG que ya conocíamos en Solo Nosotros tomará un papel muy importante en esta segunda parte y también en la vida de Vega. Descubrirá que eso es lo que quiere hacer: ayudar a los más desfavorecidos. El desierto y sus costumbres cobran protagonismo en Siempre Nosotros

Sin embargo, terminará reencontrándose con John y descubrirá que sus sentimientos por él siguen ahí. Los dos descubrirán cosas del otro y Vega se implicará más con John. Su reencuentro nos demuestra una verdad universal: que las dos partes tienen algo de culpa.

“Me uno a sus carcajadas y algo crece dentro de mí. Qué bien sienta reírse sin culpa. Ser capaz de recordar lo bueno. Compartir con los demás un poquito de alegría. Fe. Coraje. Fuerza. Milagro. El camino sigue. Adónde me lleve…ya lo veremos.”

Ciertamente, los dos cometieron errores y el más grande fue no darse una oportunidad real de ser felices. Pero esta bilogía no va solamente de John y Vega, no quiero terminar esta reseña sin destacar la riqueza de sus personajes secundarios, porque no son para nada planos. 

La autora trata con mimo y sin tabús temas como el sadomasoquismo y el bondage, y no se le caen los anillos. Después de leer retazos de las vidas de Leticia y Sara necesito que ellas mismas me cuenten sus propias historias. Desde aquí hago una petición a Silvia Sancho y es que estas chicas necesitan sus propias novelas, y yo también.

Este ejemplar ha sido cedido por la editorial. 

Puntuación: ★★★★★

Etiquetas: